Acción I.P.A.T. (FEPRL 2017)

Trabajo y salud mental

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
oms logo

Trabajo y salud mental.

El trabajo es sin duda un elemento completamente necesario para determinar nuestro bienestar general, pero que también es un factor para determinar la salud mental completa de los trabajadores.

Con el objetivo de concienciar sobre los problemas relacionados con la salud mental y movilizar a los distintos agentes implicados, este año, el tema escogido por la Organización Mundial de la Salud -OMS- para el Día Mundial de la Salud Mental ha sido "La salud mental en el lugar de trabajo".

Definimos1 salud como «un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Por este motivo esta Confederación viene apoyando la promoción de la salud más allá de los límites de la empresa, así como el trabajo como una herramienta fundamental para la mejora de la salud mental de los trabajadores.

Más de 300 millones de personas en el mundo padecen depresión, un trastorno que es la principal causa de discapacidad. Además, muchas de ellas sufren también síntomas de ansiedad. Según un reciente estudio dirigido por la OMS, los trastornos por depresión y por ansiedad cuestan a la economía mundial US$ 1 billón anual en pérdida de productividad. Por otro lado, es bien conocido que el desempleo es un factor de riesgo de problemas mentales, mientras que la obtención de un empleo o la reincorporación al trabajo ejercen efectos protectores.

Fuente: Salud mental en el lugar de trabajo.

Por otro lado, en ocasiones el propio trabajo puede generar factores negativos (estres, monotonía, ...) que puden afectar a la salud de los tragajadores que pueden terminar ocasionando absentismo laboral, reducción de productividad e incluso incidentes y accidentes.

Algunos de los riesgos para la salud mental de los trabajadores son:

  • políticas inadecuadas de seguridad y protección de la salud;
  • prácticas ineficientes de gestión y comunicación;
  • escaso poder de decisión del trabajador o ausencia de control de su área de trabajo;
    bajo nivel de apoyo a los empleados;
  • horarios de trabajo rígidos; y
  • falta de claridad en las áreas u objetivos organizativos.

Los riesgos también pueden guardar relación con el contenido del trabajo. Por ejemplo, puede que las tareas asignadas a una persona no se adecúen a sus competencias o que la carga de trabajo sea permanentemente elevada. Algunos trabajos, como ocurre con los que desempeñan el personal humanitario y el de primera intervención, acarrean un riesgo más elevado, pueden afectar a la salud mental y causar síntomas de trastornos psiquiátricos o un consumo nocivo de alcohol, drogas o psicofármacos. Además, los riesgos pueden ser superiores en situaciones en las que el equipo no está cohesionado o no se dispone de apoyo social.

El acoso psicológico y la intimidación en el trabajo (mobbing) son causas frecuentes de estrés laboral y otros riesgos para la salud de los trabajadores, y pueden ocasionar problemas físicos y psicológicos. Estos efectos en la salud tienen consecuencias para las empresas, que se concretan en pérdidas de productividad y una alta rotación del personal. Además, pueden afectar negativamente a las interacciones familiares y sociales.

Fuente: Salud mental en el lugar de trabajo.

La empresa deberá por lo tanto evaluar y eliminar / controlar los riesgos que afectan a los trabajadores al igual que ya se realiza en el resto de disciplinas preventivas.

La OMS en su plan de acción sobre salud mental (2013-2020)  ha establecido un Programa de Acción para superar la brecha en salud mental (mhGAP). En él, la OMS proporciona instrumentos para la detección precoz de transtornos provocados por el consumo de alcohol y drogras y la prevención de suicidios, que puede utilizarse además para la mejor de la salud mental de los trabajadores.

Puede consultar el texto completo del PROGRAMA DE ACCIÓN PARA SUPERAR LAS BRECHAS EN SALUD MENTAL (mhGAP)  aquí:

mhgap spanish.pdf

 

 

 

La OMS también ha preparado la «Guía de Intervención para los trastornos mentales, neurológicos y por uso de sustancias» (GI-mhGAP)Guía de Intervención para los trastornos mentales, neurológicos y por uso de sustancias» (GI-mhGAP),  derivada de las directirices del programa mhGAP. Esta guía está enfocada para profesionales de atención de salud.

 

Noticia elaborada por la CREEX para la accion I.P.A.T de la convocatoria de acciones trasversales 2017 de la Fundacion Estatal para la Prevencion de Riesgos Laborales.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de protección de datos. Acepto las cookies para esta web.